ıllı Portal de Psicología y NeuroCiencias (2018)

Portal wikinfo sobre psicología y neurociencias.

 !Selecciona tu Idioma!

Enciclopedia/Diccionario de Psicología y Neurociencias:

ıllı Terapia cognitiva wiki: info, libros pdf y vídeos

psicologia y neurociencias

salud  Terapia cognitiva 


A menudo se habla de una diferencia entre la terapia cognitiva y la cognitivo-conductual conforme el nivel de inferencia y enfoque teorético de partida, así sea de la conducta o bien la cognición. El enfoque cognitivo tradicional estima que en el proceso de pensamiento se pueden encontrar explicaciones sobre la conducta. Desde el enfoque conductual la explicación de la conducta solo puede sostenerse en el medio y no en conceptos intrapsíquicos (en la psique). Se sostienen por tantos diferentes axiomas de partida. No obstante la visión del enfoque cognitivo-conductual identifica una angosta relación entre comportamiento y cognición (con lo que importa técnicas conductuales para alterar patrones sensibles y de pensamiento). Pretende de esta manera, superar la visión asociacionista del estímulo-contestación, por un proceso mental de significación y creación de reglas. Una parte del supuesto que tanto los aspectos cognitivos, cariñosos y conductuales están interrelacionados de tal modo que un cambio en uno de ellos afecta a los otros 2 componentes.


Por otra parte, asimismo acostumbra a referirse a la terapia cognitiva como la aplicación de la sicología cognitiva, al sostener una concepción sicológica centrada en los procesos mentales (como el argumento, memoria y atención) y desde determinado punto de vista intrapsíquico (entendiendo que hay algo en la psique equiparable de unas personas a otras). Es por consiguiente, supuestamente incompatible con la visión psicoanalítica, que no se centra en el proceso mental. La primordial diferencia de las dos escuelas se encuentra en la concepción teorética de la psique, si bien puedan efectuar técnicas similares; por poner un ejemplo Albert Bandura con su Teoría del aprendizaje social o bien Aaron T. Beck con su Terapia cognitiva. Aun la reestructuración cognitiva ha sido investigada desde la terapia de conducta con esenciales aportaciones teóricas y prácticas, entendiéndola como el moldeamiento de la conducta verbal.


El proceso psicoterapéutico que experimentará el sujeto puede tomar diferentes formas conforme las necesidades reconocidas por el psicoterapeuta y el proceso metodológico. Estas psicoterapias no son “técnicas”, sino más bien ciencia aplicada, con lo que acostumbran a constar de un procedimiento aproximadamente definido para conseguir unos objetivos conforme su enfoque teorético de partida.


Existen diferentes psicoterapias cognitivas: las más conocidas son (con sus respectivas variaciones para cada psicopatología) la terapia cognitiva de Aaron T. Beck, centrada en los pensamientos automáticos y en las distorsiones cognitivas, y la terapia racional emotiva conductual de Albert Ellis, centrada primordialmente en las opiniones irracionales. Asimismo hay un conjunto de técnicas, estrategias terapéuticas y metodología propias de estas psicoterapias, que intentan ajustarse al procedimiento científico de sujeto único (N=1). El primordial procedimiento terapéutico empleado por Beck es el empirismo colaborativo; en cambio, Ellis emplea como primordial herramienta terapéutica el diálogo o bien discute socrático, el que centra sus orígenes en el estoicismo.


Un gran conjunto de síntomas clínicos pueden explicarse por medio de la cognición; por servirnos de un ejemplo, el agobio psicosocial, la depresión, la ansiedad social, las fobias concretas, los trastornos de adaptación y los trastornos de personalidad, entre otros muchos.


La funcionalidad es un término más bien cognitivo-conductual, puesto que refiere al análisis funcional de la conducta. El análisis funcional cuenta con antecedentes en otras ciencias; por servirnos de un ejemplo, en la física y matemáticas para evadir alegatos filosóficos de causalidad o bien desde la biología y economía para comprender la utilidad o bien función en un sistema. Los dos de estos antecedentes pasan cuando se habla de funcionalidad en sicología.


Por ejemplo, enmarcado en todos y cada marco teorético, estas distorsiones cognitivas pueden comprenderse como pensamientos disfuncionales, pensamientos negativos automáticos o bien como opiniones irracionales.


Así, desde este enfoque los pensamientos se consideran la causa de las emociones, y no al contrario. "Pensamiento-emoción-consecuencia”, que emula el enfoque conductual “Antecedente-contestación-consecuente”.


Si bien ciertos autores han calificado a los pensamientos automáticos como “irracionales” o bien “ilógicos” las concepciones más actuales plantean substituir estos términos por “disfuncionales” o bien “desadaptativos”. Siguiendo el postulado central de esta terapia, en tanto el hombre es un constructor activo de su realidad habría tantas realidades posibles como humanos, por lo que los pensamientos no serían en sí irracionales o bien racionales sino más bien sencillamente diferentes conforme que información se priorice o bien tenga por intrascendente.


Trastornos del eje I del DSM


Existen cortes cognitivos probados empíricamente; entre ellos, acostumbran a encontrarse ciertos prototípicos en la depresión, conocidos como tríada cognitiva. En paralelo, ensayos con perros patentizaron la indefensión aprendida. Este modelo cognitivo consiste en 3 patrones cognitivos primordiales que inducen al sujeto a considerarse a sí mismo, su porvenir y sus experiencias, de una manera idiosincrásico.



  • El primer componente de la tríada se centra en la visión negativa del paciente acerca de sí. Tiende a atribuir sus experiencias desapacibles a un defecto suyo de tipo psíquico, ética o bien físico. Debido a este modo de ver las cosas, el paciente piensa que, a raíz de estos defectos es un inútil carente de valor. Para finalizar, considera que carece de los atributos esenciales para conseguir la alegría y la dicha.


  • El segundo componente de la tríada cognitiva se centra, en el caso del depresivo, en interpretar sus experiencias de una forma negativa. A él le da la sensación de que el planeta le hace demandas exageradas y/o le presenta obstáculos inmejorables para lograr sus objetivos. Interpreta sus interactúes con el ambiente en concepto de relaciones de derrota o bien frustración.Estas interpretaciones negativas se hacen evidentes cuando se observa de qué manera edifica el paciente las situaciones en una dirección negativa, incluso cuando pudiesen hacerse interpretaciones opciones alternativas más plausibles.


  • El tercer componente de la tríada cognitiva se centra en la visión negativa sobre el futuro. La persona espera penas, frustraciones y privaciones inacabables. Cuando piensa en hacerse cargo de una determinada labor en un futuro inmediato, inevitablemente sus esperanzas son de descalabro.

El modelo cognitivo considera el resto de los signos y síntomas, por poner un ejemplo de un síndrome depresivo, a consecuencia de los patrones cognitivos negativos. Por servirnos de un ejemplo, si el paciente piensa equivocadamente que será rechazado, reaccionará con exactamente el mismo efecto negativo (tristeza, enfado) que cuando el rechazo es real. Si piensa equivocadamente que vive marginado de la sociedad, se va a sentir solo.


El Inventario de Depresión de Beck (BDI, BDI-II), creado por Aaron T. Beck, es un cuestionario autoadministrado que consta de veintiuno preguntas de contestación múltiple. Es uno de los instrumentos más generalmente empleados para medir la severidad de una depresión. Las versiones más actuales de este cuestionario pueden ser usadas en personas de desde trece años de edad. Está compuesto por reactivos relacionados con síntomas depresivos, como la desesperación y también irritabilidad, cogniciones como culpa o bien sentimientos como estar siendo castigado, como síntomas físicos relacionados con la depresión (por poner un ejemplo, fatiga, pérdida de peso y pérdida del hambre sexual). Existen 3 versiones del BDI: la V. O bien., publicada en 1961; la revisión de mil novecientos setenta y uno, con el título BDI-1A, y el BDI-II, publicado en mil novecientos noventa y seis. El BDI es bastante empleado como herramienta de evaluación de la depresión por profesionales de la salud y por estudiosos en distintas áreas. El resultado del BDI no basta para efectuar un diagnóstico de depresión; se precisan evaluaciones complementarias (entrevista psicológica/psiquiátrica, valoración del contexto psicosocial, etc.), mas es una herramienta útil para verificación.


El desarrollo del BDI ha sido fundamental para la sicología y la siquiatría, puesto que deja un análisis menos categórico. Asimismo ha establecido un principio seguido en su desarrollo por otros cuestionarios autoadministrados, que los reactivos pueden recabarse de forma directa de los pacientes y a partir de ellos sugerir teorías, y no como ocurría antes: desarrollar un instrumento desde una teoría que podría no ser válida.


Este instrumento se usa mucho en investigación. Buscando en PubMed se hallan tres,209 artículos revisados que han empleado este inventario para medir la depresión, y ha sido traducido en múltiples idiomas europeos, como en árabe, nipón, persa y xhosa.


Siguiendo exactamente los mismos postulados que los desarrollados por Beck para pacientes con depresión se han desarrollado modelos de tratamientos para los trastornos de ansiedad basados en la reestructuración de los esquemas cognitivos.


Se ha encontrado que determinados pensamientos y opiniones son propios de ciertos trastornos de ansiedad, por servirnos de un ejemplo, los pacientes con trastorno de sofocación presentan ideas referidas a miedos respecto de sus sensaciones anatómicos que interpretan como perjudiciales y temen les ocasionen la muerte o bien insensatez. Los pacientes con trastorno de ansiedad extendida acostumbran a tener ideas tanto positivas como negativas respecto de su preocupación (ej. «preocuparme me ayuda a estar preparado; preocuparme tanto podría enloquecerme»), por su lado, los pacientes con trastorno obsesivo apremiante presentan en mayor medida que quienes no tienen dicho cuadro opiniones negativas sobre la presencia de determinados pensamientos (ej. «Si pienso algo malo sobre alguien puedo provocarlo»), los pacientes con fobia social acostumbran a presentar ideas disfuncionales sobre su desempeño públicamente (ej. Haré el absurdo) y por último quienes sufren trastorno por agobio postraumático acostumbran a presentar pensamientos disfuncionales respecto de los recuerdos del acontencimiento traumático (ej. «Si sigo recordando lo sucedido voy a enloquecer»).


La esencia del tratamiento es la flexibilización y modificación de los pensamientos disfuncionales, para lo que el terapeuta se vale de diferentes estrategias como el diálogo socrático, el testeo de hipótesis, la exposición, etc.


Trastornos del eje II del DSM


En dos mil tres Beck publicó un libro donde explica de qué manera aplicar terapia cognitiva a los diferentes trastornos de personalidad.


mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


wiki

  PSICOLOGIA (Wikinfo) 

wiki   BUSCADOR PSICOLOGIA    

 

USUARIOS:

Hay 327 invitados y ningún miembro en línea

psicologia y neurociencias

psicologia y neurociencias

 psicologia y neurociencias

Está aquí: Inicio > [ PSICOLOGIA (WIKINFO) ] > ıllı Terapia cognitiva wiki: info, libros pdf y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas