ıllı Portal de Psicología y NeuroCiencias (2018)

Portal wikinfo sobre psicología y neurociencias.

 !Selecciona tu Idioma!

Enciclopedia/Diccionario de Psicología y Neurociencias:

ıllı Teoría de la seducción wiki: info, libros pdf y vídeos

psicologia y neurociencias

salud  Teoría de la seducción 


wikiSigmund Freud al lado de su amigo Wilhelm Fliess, con quien comentó exuberantemente los fundamentos de la teoría de la seducción y las razones para su siguiente viraje teorético (fotografía de mil ochocientos noventa)

La teoría de la seducción es una teoría desarrollada por Sigmund Freud en los comienzos del psicoanálisis con la que pretendió explicar el origen de las neurosis atribuyéndolo a la experiencia de experiencias de abuso sexual en la niñez. En un primer instante Freud creyó que se trataba de hechos verdaderamente sucedidos, no obstante desde un principio puso énfasis en que no era la experiencia misma sino más bien el pertinente recuerdo reprimido (mas psíquicamente activo) del abuso o bien abuso sexual sufrido en la niñez lo que provocaría la neurosis. Freud examinó asimismo el curso y las posibilidades de cura a la luz de esta primera teoría. Sus investigaciones siguientes experimentaron un giro, de tal modo que después propuso que se trataba de fantasías inconscientes, abandonando la teoría de la seducción y desarrollando desde este instante el término de «realidad psíquica» y la serie de implicaciones teóricas que de allá derivan. Para muchos autores es justamente esta renuncia la que marca el inicio del psicoanálisis: desde allá Freud pudo desplegar distintos conceptos, como el de «sexualidad infantil», «trauma» como posterioridad retroactiva y la edificación teorético del complejo de Edipo. Si bien Freud jamás terminara de abandonar a la teoría de la seducción, tampoco la reclamó explícitamente más adelante, mientras que los psicoanalistas dejaron, en su mayor parte, de charlar de ella.


Sigmund Freud desarrolló esta teoría justo después de que comenzase su trabajo teorético de forma independiente de Breuer en la segunda mitad de la década de mil ochocientos noventa. Con ella pretendía explicar la etiología de la neurosis, primordialmente de la histeria mas asimismo de la neurosis obsesiva.


En este instante inicial del psicoanálisis, Freud creía que lo que sus pacientes le notificaban a lo largo de las sesiones de análisis sobre sus experiencias de abuso eran siempre y en todo momento hechos auténticos y que estos formaban el origen de sus síntomas.


La relevancia de las experiencias infantiles se encuentra en que la libido vuelve regresivamente a ellas después de que fue expulsada de sus situaciones más tardías: esto es, la regresión.


Freud pensaba que en el momento en que una nueva escena activaba el recuerdo de esas tempranas escenas de seducción aparecía un síntoma como substituto de ese recuerdo: en lugar de rememorar el paciente creaba un síntoma histérico. Una pieza imprescindible de esa teoría fue el presunto de procesos anímicos inconscientes que en esa temporada Freud estaba recién descubriendo.


En ese periodo de su desarrollo teorético, propuso que los recuerdos del abuso o bien del abuso sexual habrían cedido de manera temprana a la opresión, mas podían recobrarse a través de el tratamiento psicoanalítico y conseguir que deviniesen conscientes, permitiendo de esta forma la remisión de los síntomas neuróticos y la cura del paciente.


En su trabajo de mil ochocientos noventa y seis La etiología de la histeria, Freud estaba tan seguro de la teoría de la seducción que empleó la metáfora de las fuentes del Nilo para describir lo que consideró su descubrimiento fundamentaly afirmó en su tesis que:


El descubrimiento de las fuentes del Nilo fue fundamental en la geografía del siglo XIX. La temporada de Freud coincide con la de muchos descubrimientos geográficos, en especial en África. El río Nilo fue siempre y en todo momento una fuente inacabable de recursos debido a su potente fecundidad. Merced a su enorme trascendencia social y económica a sus riberas se desarrolló la enorme civilización egipcia. A lo largo de años el origen del río Nilo había sido un misterio para los estudiosos y científicos. Los viejos egipcios pensaban que las crecidas, que tienen sitio en el periodo más seco y caluroso del año, eran un milagro divino. Heródoto fue el primer europeo que estudió el origen de sus fuentes en el año cuatrocientos cincuenta a.C. En el siglo XIX los científicos competían por ser el primero en descubrir dicho origen. En mil ochocientos cincuenta y siete la Sociedad Geográfica de la ciudad de Londres financió una expedición para emprender la busca de las fuentes del Nilo. Diferentes científicos planteaban diferentes localizaciones para las fuentes del Nilo. Fue uno de los más conocidos misterios de esa temporada y de ahí que Freud lo tomó como motivo de su metáfora, de igual modo que usó la metáfora del «continente negro» para describir la sexualidad femenina. Freud usaba frecuentemente la geografía como metáfora de los misterios por descubrir.


Freud consideraba esencial haber descubierto que el origen de los trastornos psíquicos se encontraba en la vida sexual de los pacientes. Este fue uno de los conceptos freudianos que más polémica produjo en su instante. Estaba además de esto persuadido de que podía descubrir el contenido del inconsciente mediante sus formaciones, como los sueños o bien los propios síntomas.


En abril de mil ochocientos noventa y seis dictó su conferencia sobre La etiología de la histeria en la Sociedad de Siquiatría y Medicina neurológica de Viena. El hecho de que un médico charlase con sus pacientes mujeres sobre escenas sexuales infantiles era un escándalo en la temporada victoriana.


La postura oficial sostenida por los científicos en ese instante era que los pequeños ideaban esas historias de abuso sexual infantil. Los médicos no admitían que existiese la seducción sexual y mucho menos que pudiesen ser los progenitores los abusadores de sus hijos. Eduard von Hofmann, maestro de medicina legal en la Universidad de Viena entre mil ochocientos setenta y cinco y mil ochocientos noventa y siete, aseveraba que las histéricas tenían una tendencia patológica a inventar historias y a contar patrañas, sobre todo en sus acusaciones sexuales.


Los médicos mantenían que, en los pocos casos en los que el abuso sexual podría haber ocurrido verdaderamente, no lo habría efectuado el padre sino más bien el personal familiar. Creían de manera firme que un abuso en la niñez era algo que se olvidaba y que no podía tener ninguna consecuencia en el psiquismo de la víctima.


En cambio Freud, no solo no vacilaba de la veracidad de los relatos de sus pacientes, sino además de esto estimaba que la distorsión del desarrollo sensible de los pequeños era consecuencia directa de la seducción prematura. Lo novedoso era decir que los capítulos de seducción sexual verdaderamente habían sucedido y que formaban una experiencia traumática.


Cinco días tras la presentación, en una de sus cartas, Freud le escribe a Wilhelm Fliess, muy enojado:


Le solicitaron que no publicara esa conferencia mas decidió hacerlo igual y lo hizo el treinta y uno de mayo en el Wiener klinische Rundschau. El resultado fue que el autor del psicoanálisis se sintió marginado y preocupadísimo por no percibir nuevos pacientes. El cuatro de mayo le escribió a Fliess que lo habían dejado solo y que sus colegas le hacían el vacío.


Freud renunció a la teoría de la seducción tras la conferencia en la Sociedad de Siquiatría y Medicina neurológica. Cambió su explicación al aseverar que encontraba la causa de la histeria, no tanto en acontencimientos reales, como en fantasías de seducción de las propias pacientes. De esta forma Freud pasó a opinar que el relato de sus pacientes se apoyaba en fantasías que respondían a deseos inconscientes. Poco más tarde, realizó la teoría del complejo de Edipo, en la que el seductor pasaba a ser el pequeño. Abandonó su teoría de la seducción y la sustituyó por el término de «fantasía inconsciente», aseverando que los relatos de abusos sexuales que poblaban su consulta eran producto de los deseos incestuosos de sus pacientes y no de sucesos reales vividos por exactamente los mismos.


En mil ochocientos noventa y siete le escribió a Fliess «ya no creo en mi Neurotica» - esto es, en mi teoría de la neurosis - contradiciendo de este modo la tesis explicativa del trauma y sumando la fantasía a su nueva teoría al develar el valor psíquico que esta tenía en la vida anímica de los neuróticos:


A partir de allá desarrolló la teoría pulsional y escribió 3 ensayos de teoría sexual, en los que explicó el origen de la fantasía neurótica en la que se juega la trama edípica reeditada de nuevo en la pubescencia.


La renuncia a la teoría de la seducción significó un salto cualitativo en el desarrollo del psicoanálisis. Tras esta renuncia Freud pudo desplegar el término teorético de «sexualidad infantil», el término de trauma como posterioridad retroactiva y el término de complejo de Edipo.


La medida alcanzada por este viraje explicativo y las razones que motivaron a Freud para dar este paso son, hasta hoy, aspectos discutidos en el psicoanálisis. Por una parte se postula que el cambio cara la nueva explicación — que clasifica estas experiencias como fantasías que respondían a deseos inconscientes — es absoluto, terminante y con base en nuevos descubrimientos clínicos. Por otro lado, hay autores que consideran este viraje como un producto forzado por las presiones que la comunidad científica ejercitó en su instante y postulan que Freud personalmente habría mantenido su teoría de la seducción como elemento esencial en la etiología de la neurosis, por lo menos como explicación para una parte esencial de los casos.


Aunque en la carta a Fliess de mil ochocientos noventa y siete su renuncia a la teoría del trauma y de la seducción era ya bastante clara, la primera huella publicada de un reconocimiento explícito de Freud sobre su cambio de opinión aparece en el artículo Mis tesis sobre la teoría de la sexualidad en la etiología de las neurosis, escrito en mil novecientos cinco y publicado en mil novecientos seis.


Durante la década de mil novecientos ochenta, cuando empezaron a ampliarse los estudios sobre abuso sexual infantil, se empezó a cuestionar la idea de «fantasías de seducción» con el razonamiento de que ocultaban casos reales de abuso y se acusó a las teorías psicoanalíticas de hacer invisible el abuso sexual verdaderamente cometido y de convertir en inocentes a los perpetradores al cargar la responsabilidad sobre los pequeños y sus fantasías edípicas.


En mil novecientos ochenta y cuatro, El ataque a la verdad: la renuncia de Freud a la teoría de la seducción, la obra de Jeffrey Masson, directivo de los Ficheros Sigmund Freud y los Derechos de Autor de Freud en mil novecientos ochenta y uno, tomando la correspondencia completa entre Freud y Fliess, cuestiona la versión oficial del psicoanálisis. Conforme Masson, las cartas a Fliess donde Freud narraba sus casos clínicos en los que aparecía con fuerza el tema del abuso sexual de pequeños por la parte de adultos y la creencia de Freud en su teoría de la seducción fueron censuradas y no publicadas en su correspondencia oficial. Ciertas de estas cartas habían sido censuradas por Heinz Hartmann, Ernst Kris y Rudolph Loewenstein en la primera edición cuando fueron publicadas en mil novecientos cincuenta.


Esas cartas probarían que Freud jamás había dejado de pensar completamente en su teoría de la seducción. Masson mantiene que, pese a sus dudas y vueltas, Freud proseguía encontrando atrayente la teoría de la seducción.


mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


wiki

  PSICOLOGIA (Wikinfo) 

wiki   BUSCADOR PSICOLOGIA    

 

USUARIOS:

Hay 55 invitados y ningún miembro en línea

psicologia y neurociencias

psicologia y neurociencias

 psicologia y neurociencias

Está aquí: Inicio > [ PSICOLOGIA (WIKINFO) ] > ıllı Teoría de la seducción wiki: info, libros pdf y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas