ıllı Portal de Psicología y NeuroCiencias (2018)

Portal wikinfo sobre psicología y neurociencias.

 !Selecciona tu Idioma!

Enciclopedia/Diccionario de Psicología y Neurociencias:

ıllı Psicología evolucionista wiki: info, libros pdf y vídeos

psicologia y neurociencias

salud  Psicología evolucionista 


No debe confundirse con sicología evolutiva o bien sicología del desarrollo (ontogénico).

La sicología evolucionista plantea que la sicología y la conducta de los humanos y primates pueden ser entendidas conociendo su historia evolutiva. Particularmente, plantea que la psique de los primates, incluyendo el hombre, está compuesta de muchos mecanismos funcionales llamados adaptaciones sicológicas o bien mecanismos sicológicos evolucionados (EPMs) que se han desarrollado a través de selección natural por ser útiles para la supervivencia y reproducción del organismo. La sicología evolucionista procura explicar peculiaridades mentales de la especie humana (como la memoria, la percepción, el idioma, y esencialmente las emociones) como adaptaciones: o sea, como los productos funcionales de la selección natural, por su parte forzada por la competencia para subsistir y reproducirse. Este enfoque adaptivo es el usado para comprender el resto de los mecanismos biológicos como, por poner un ejemplo, el sistema inmunitario. La sicología evolucionista aplica este principio a la sicología.


Dado que la evolución de los homínidos (hasta llegar al Homo sapiens actual) se generó en medios ancestrales absolutamente diferentes al actual, los sicólogos evolutivos toman como referencia las condiciones existentes en aquellos medios prehistóricos. Se postula, por servirnos de un ejemplo, que los humanos han desarrollado una capacidad mental singular para la adquisición del habla en forma naturalmente automática en los primeros años de vida. Mas como resulta lógico no heredaron una capacidad de lectura y escritura que fueron culturalmente desarrolladas. Otras adaptaciones incluyen la capacidad de leer las emociones del resto, la capacidad de distinguir familiares de no familiares, la habilidad de identificar y elegir una pareja, y la tendencia para asistir y actuar en forma altruista cara sus congéneres. Esto pese a que los humanos son biológicamente organismos en enfrentamiento con otros de su especie, incluidos sus compañeros y familiares. Por poner un ejemplo, la madre de mamíferos y sus crías jóvenes tienen una relación problemática en comparación con destete, que favorece más a la madre que al pequeño. Los humanos, no obstante, tienen una notable capacidad para la colaboración asimismo, en tanto que pueden desarrollar relaciones cariñosas de largo plazo para beneficio mutuo.


Charles Darwin planteó la teoría de la selección natural como mecanismo para explicar la evolución biológica en el siglo XIX, teoría que se fortaleció con los descubrimientos siguientes de las ciencias biológicas y la genética. El propio Darwin, y múltiples científicos del siglo veinte procuraron conciliar esta teoría con el estudio metódico de la conducta social de diferentes especies, incluyendo los insectos sociales (hormigas y abejas), los mamíferos por norma general, y los primates particularmente.


Científicos más modernos como Desmond Morris, Richard Dawkins, Daniel Dennett y Steven Pinker han popularizado la sicología evolucionista. La ecología del comportamiento y la sociobiología son disciplinas muy relacionadas con la sicología evolucionista.


Algunos estiman que el darwinismo social es una rama próxima a la sicología evolucionista, mas forma un error: el darwinismo social una parte de malas interpretaciones de la teoría de selección natural como identificar el éxito adaptativo con el empleo de la fuerza o bien la coerción, o bien el menosprecio por el altruísmo como estrategia adaptativa.


Stephen Jay Gould, Richard Lewontin y otros han criticado la idea de que los humanos tienen esenciales predisposiciones innatas cara distintos comportamientos, citando la cultura como la creación de diferencias sicológicas entre los individuos. Otros críticos describen la sicología evolucionista como un intento de justificar los privilegios del hombre blanco, incluso cuando los sicólogos evolucionistas mantienen exactamente lo opuesto al concentrarse en la universalidad de la especie humana.


El término "evolucionista" es el favorito para nombrar esta disciplina en español para distinguirla de la sicología evolutiva.


Las fuentes primordiales de la sicología evolucionista son la sicología cognitiva, genética, etología, antropología, biología, zoología e inclusive inteligencia artificial y teoría de juegos. El término sicología evolucionista fue acuñado seguramente por Ghiselin en su artículo de mil novecientos setenta y tres en Science. Jerome Barkow, Leda Cosmides y John Tooby popularizaron el término en su libro muy influyente de mil novecientos noventa y dos The Adapted Mind: Evolutionary Psychology and the generation of Culture (ISBN 0-diecinueve-quinientos diez ciento siete-tres).


La sicología evolucionista ha sido aplicada al estudio de múltiples campos, incluyendo economía, agresión, justicia, siquiatría, política, literatura, estéticamoral y sexo. La sicología evolucionista está íntimamente ligada a la sociobiología, mas tiene múltiples diferencias claves, como, por servirnos de un ejemplo, el énfasis en las facultades para cada aspecto concreto de la conducta en vez de facultades generales, la referencia a las adaptaciones como inmejorables para el pasado y no necesariamente para el presente (Mismatch theory) y el énfasis en la sicología en vez de la conducta.


William Paley, en el siglo XVII trabajando sobre las ideas de otros muchos, planteó que los organismos son máquinas diseñadas para marchar en ciertos entornos. Esta idea es la base fundacional de la medicina y de la biología modernas. Ya antes de Converses Darwin y de Alfred Russel Wallace, se pensaba por unanimidad que la apariencia de diseño consciente en los organismos era patentiza de la existencia de Dios. La teoría de Darwin y Wallace de la evolución, a través de la selección natural, dio una explicación científica de los orígenes de cada función fisiológica.


La sicología evolucionista se fundamenta en la presunción de que, de igual forma que los corazones, pulmones, hígados, riñones, y sistemas inmunitarios de los seres vivos, la cognición de estos asimismo tiene una estructura funcional que por su parte tiene una base genética, y por tanto se ha desarrollado por la selección natural.Como otros órganos y tejidos, esta estructura funcional es común y universal para toda la especie humana y debe contestar a la solución de inconvenientes esenciales de la supervivencia y de la reproducción. Los sicólogos evolucionistas procuran comprender los procesos cognitivos estudiando las facultades de supervivencia y las funciones reproductivas para las que estas sirvieron, en el entorno estable en el que la humanidad ha evolucionado a lo largo de la mayoría de su historia evolutiva. Este entorno estable fue la sabana africana en el entorno social de conjuntos pequeños de cazadores-colectores, que forma lo que en la nomenclatura de la sicología evolucionista tiene por nombre EEA (del inglés Environment of Evolutionary Adaptedness).


Los paleoantropólogos piensan que el evento que provocó nuestra separación del resto de los antropoides (chimpancés, gorilas, orangutanes) se generó cuando los bosques de África comenzaron a clarearse y apareció la yerba de la sabana. Para subsistir, los ancestros del hombre y se supone que otras especies ahora extintas de antropoides, bajaron a tierra y progresivamente empezaron a apresar y recoger en pequeños conjuntos. Este periodo duró múltiples millones de años. En comparación, la agricultura data de hace solo diez años y la sociedad moderna solo apenas unos siglos, esto es un periodo intrascendente para generar cambios en los mecanismos mentales concretos de nuestra especie, puesto que dichos mecanismos corresponden a la mutación ordenada de elevado número de genes, en contraposición a otros factores, como el tono de la piel, que dependen de un solo gen y por lo tanto cambian más de forma rápida. La universalidad de estos mecanismos queda asegurada por el hecho de que hemos evolucionado en un continente: África, en un entorno conexo: la sabana africana y una parcialmente reducida población de homínidos. Hoy en día se especula con la existencia de un cuello de botella evolutivo que sucedió hace más o menos sesenta años, debido seguramente a algún cataclismo local o bien planetario, que estrechó todavía más el excepcional semejante genético entre todos y cada uno de los humanos. La presión evolutiva de este periodo es el que pudo marcar el cambio de conjuntos pequeños de cazadores-colectores a las tribus más numerosas de cerca de cien individuos. El conocimiento de la EEA es fundamental para comprender el propósito y función de nuestros mecanismos sicológicos creados por la evolución natural (EPMs).


Lo precedente ilustra también la correspondencia de la sicología evolucionista con muchas otras disciplinas. La sicología evolucionista puede ser el vínculo entre las ciencias naturales y las ciencias humanas a través de su relación por una parte con la biología evolutiva, por otro, con su carácter fundacional de la sicología humana y por medio de ella, con todos y cada uno de los aspectos de las ciencias humanas.


Otros 2 conceptos clave de la PE son las causas próximas (proximate causation) y las causas últimas (ultimate causation). En sicología evolucionista, del mismo modo que en etología, una causa próxima de una conducta, o bien de un aspecto sicológico, es aquella razón que aparece como causa intuitiva y directa: criamos a nuestros hijos por el hecho de que los queremos mucho; En este caso de ejemplo, el sentimiento de amor paternal es la causa próxima. En cambio la causa última es que compartimos el cincuenta por ciento de nuestros genes con nuestros hijos biológicos por lo que hemos desarrollado ese sentimiento de amor filial, puesto que ese sentimiento ha sido triunfante al permitir propagar los genes que codifican ese sentimiento a cada nueva generación en mayor medida que otros sentimientos posibles codificados por otras secuencias genéticas posibles. La PE trata de establecer las causas últimas, que son las razones por las que nuestros fenómenos sicológicos dejaron la supervivencia y el éxito reproductivo anteriormente recóndito pertinente al EEA (Teoría de las ciencias humanas).


Los estudiosos de la conducta animal han reconocido extensamente el papel de la evolución; el empleo de la teoría de la evolución a la sicología humana, no obstante, es controvertido. Hay múltiples géneros de críticas que cuestionan esta idea.


Algunos aducen que debido a lo poco que se sabe sobre el contexto en el que los humanos evolucionaron (tamaño de la población, estructura, forma de vida, hábitos alimentarios, el hábitat, etcétera), hay demasiada poca base sobre la que la sicología evolucionista puede marchar. La mayor parte de la investigación de la sicología evolucionista se recluye de esta manera a las certidumbres sobre el pasado, certidumbres como que los embarazos ocurren únicamente en mujeres, y que los humanos vivían en conjuntos. Otros piensan que esta crítica está basada en un equívoco. Los sicólogos evolucionistas emplean el conocimiento del entorno ancestral para producir hipótesis sobre posibles adaptaciones sicológicas y estas hipótesis se pueden probar y valorar más tarde contra la patentiza experimental de igual manera que cualquier otra hipótesis generada desde cualquier otra perspectiva teorética. Además de esto, existen muchas peculiaridades ambientales que podemos estar seguros de que tuvimos a lo largo de parte de la historia evolutiva de nuestra especie. Nuestros ancestros trataron indudablemente con predadores y presas, adquisición y compartición de comestibles, elección de pareja, crianza de los pequeños, agresión interpersonal, ayuda interpersonal, enfermedades y otros muchos aspectos que se pueden estimar con bastante seguridad que formaron presiones adaptativas significativas.


Los críticos además aducen que muchos de las propuestas de la PE no son falsables, y lo etiquetan por tal razón como seudociencia. Esto de nuevo se debe a un equívoco esencial. La sicología evolucionista es una forma de producir hipótesis testables (y por lo tanto falsables) sobre la estructura de la psique. Toda la sicología hace predicciones (o bien asunciones) sobre la estructura de la psique.La sicología evolucionista plantea sus hipótesis conforme una relación causal muy concreta entre la psique y el entorno en la que fue elegida, haciendo de esta relación una fuente de predicciones enormemente concretas, específicas, y falsables.


Algunos estudios han sido criticados por su tendencia a atribuir a los procesos evolutivos determinados elementos de la cognición humana que pueden ser atribuibles a los procesos sociales (por servirnos de un ejemplo la preferencia por determinadas peculiaridades físicas particulares en las posibles parejas sexuales). Además, esta crítica prueba un equívoco esencial. Toda nuestra sicología se vuelve posible merced a una muy elegante y difícil arquitectura cerebral. Esta estructura no puede venir de algo que no sea un desarrollo de circuitos cerebrales mediante los genes. Esto es, todos y cada uno de los procesos sociales están causalmente relacionados con los procesos evolutivos. La cuestión auténtica no es si ciertos aspectos de nuestra experiencia (o bien de nuestra fenomenología) son debido a los procesos evolutivos, por el hecho de que todos lo son. En vez de eso, las preguntas interesantes son: ¿Qué sistemas funcionales hacen los procesos sociales posibles? ¿Y cuál es su curso de desarrollo? La sicología no sabe prácticamente nada sobre las dos preguntas sobre cualquier aspecto sicológico cuya función no sea de manera intuitiva evidente. La sicología evolucionista deja que los sicólogos ganen terreno en el conocimiento de considerablemente más funciones y que aprendan más sobre considerablemente más sistemas, incluyendo cientos sino más bien miles y miles de esos mecanismos mentales que dejan 'procesos sociales'.


Donald Symons en su libro Evolution of human sexuality da una explicación concluyente sobre por qué razón los procesos sociales no pueden determinar unívocamente la sicología humana: «Si existiesen individuos con una psique y un cerebro diseñados para admitir cualquiera reglas sociales, estos serían de forma fácil indoctrinado por otros que prosiguen reglas sociales en favor de sus objetivos de supervivencia y reproducción en menoscabo de los primeros. En consecuencia, los primeros serían eliminados por selección natural». Por consiguiente, la aceptación de un modelo que considere la sicología humana como completamente dependiente de condicionamientos sociales es incompatible con la teoría de la evolución tal y como es admitida mayoritariamente. Las reglas sociales son en consecuencia el resultado de un equilibrio resultante de la cooperación y el enfrentamiento entre individuos cuyos cerebros ejecutan las adaptaciones mentales creadas por selección natural. Dichas adaptaciones se comprenden como diseñadas para optimar las posibilidades de supervivencia y reproducción en el ambiente primitivo del EEA (Ver apartado precedente).


Algunos opciones alternativas a la sicología evolucionista sostienen que los elementos del comportamiento humano son irreductibles a sus piezas. Como ilustración de esto, en el trabajo de Peter Hobson, la consciencia se identifica como el producto del aprendizaje inter-subjetivo, en vez de ser una plataforma de las herramientas sensibles proporcionadas por la naturaleza humana, y, como proceso social, tal construcción de psiques no sería descriptible en concepto de los componentes celulares de organismos individuales. Daniel Dennett hizo una refutación muy elegante de este caricaturiza de la ciencia (llamada reduccionismo codicioso), en tanto que reduce los procesos sicológicos a puros procesos sociales. Esta reducción no es característica de ninguna filosofía compleja de la ciencia, incluyendo una ciencia de la sicología informada por la biología evolucionista. Además de esto este reduccionismo es frágil al razonamiento del parágrafo precedente.


Algunas personas están preocupadas por el hecho de que la sicología evolucionista sea usada para justificar malas conductas, y han intentado esporádicamente eliminar su estudio. Por servirnos de un ejemplo, es posible que un marido engañe a su esposa con más probabilidad si este piensa que su psique está desarrollada para actuar de esa forma.


Los sicólogos evolucionistas responden a esta objeción aseverando que solo tratan de establecer lo que es, no lo que ha de ser. Saber como marcha algo es el paso inicial para procurar arreglarlo si marcha mal, o bien de mudar la forma en que trabaja (si eso es lo que decidimos que eso es lo adecuado). Si los hombres comprenden los procedimientos mentales que les hacen promiscuos —no para su dicha, no por el hecho de que sea adecuado o bien ética, sino más bien debido al proceso causal escondo de la selección natural— los humanos pueden ser mejores usuarios de su consciencia, y otros pueden poder emplear esta entendimiento para intervenir y para mudar su comportamiento.


El conocimiento que brinda la sicología evolucionista no supone el admitir un punto de vista ética en el comportamiento de la gente, no más que el hecho de que comprender de qué forma marcha el cáncer suponga el disculpar o bien justificar su existencia. La atribución de un valor ética a un conocimiento científico se conoce como la Falacia Naturalista y plantea un límite inabordable para la ciencia en el momento de establecer valores morales.


Hay que decir que esta falacia responde a una tendencia errada de nuestra psique que es simple de explicar conforme con la sicología evolucionista en tanto que nuestros conocimientos afectan a nuestros intereses y los dos, por su parte, a nuestras percepciones morales con el propósito de favorecer nuestra supervivencia y reproducción. Esta relación es esencialmente inconsciente y solo el intelecto consciente es capaz de superar esta falacia.


Sin embargo, si bien ninguna ciencia puede establecer valores morales, es incuestionable que influye en ellos. Exactamente el mismo razonamiento precedente que explica la falacia prueba asimismo que eso es de esta forma. Por otra parte la PE tiene potencial para explicar como marchan nuestras percepciones morales, en tanto que por exactamente el mismo hecho de existir y ser universales, responden a unos mecanismos concretos diseñados con una funcionalidad adaptativa (por poner un ejemplo, valorar y premiar la fidelidad podría haber ayudado a nuestros ancestros a asegurar la "devolución de favores" en tiempos de escasez: el día de hoy yo comparto mi caza contigo, mas cuando tu cacería tenga éxito espero que lo hagas tu.En la práctica, este mecanismo de premios y castigos es considerablemente más simple de incorporar -y en consecuencia de favorecer a los genes de cada miembro de una especie-, si dichos individuos han desarrollado una repugnancia natural cara la deslealtad).


Por tanto, la repercusión de la PE en los aspectos de la naturaleza humana que afectan a las opiniones y también ideologías es evidente. Eso explica la polémica que lúcida. Como se ha visto, la PE cuestiona el modelo estandar de las ciencias sociales. Steven Pinker en su influyente The Blank Slate, the modern denial of human nature traducido en castellano como la tabla rasa difunde la polémica desde la perspectiva de la PE.


mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


wiki

  PSICOLOGIA (Wikinfo) 

wiki   BUSCADOR PSICOLOGIA    

 

USUARIOS:

Hay 47 invitados y ningún miembro en línea

psicologia y neurociencias

psicologia y neurociencias

 psicologia y neurociencias

Está aquí: Inicio > [ PSICOLOGIA (WIKINFO) ] > ıllı Psicología evolucionista wiki: info, libros pdf y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas