ıllı Portal de Psicología y NeuroCiencias (2018)

Portal wikinfo sobre psicología y neurociencias.

 !Selecciona tu Idioma!

Enciclopedia/Diccionario de Psicología y Neurociencias:

ıllı Controversia de la biopsiquiatría wiki: info, libros pdf y vídeos

psicologia y neurociencias

salud  Controversia de la biopsiquiatría 


Después de un siglo de progreso médico, distintas especialidades en medicina han desarrollado prácticas terapéuticas que han hecho más tratables las enfermedades. La siquiatría biológica procura investigar ciertos trastornos mentales inventando medidas somáticas como antídotos. Supuestamente esta labor está en consonancia con el espíritu de la ciencia; por servirnos de un ejemplo, en farmacología la biopsiquiatría se ha adherido a los estándares de prueba de los psicofármacos.


Una organización crítica de la biopsiquiatría, el Centro Internacional para Investigar la Siquiatría y la Sicología, apunta que el dominante enfoque postula variables somáticas como factores causativos en los trastornos mentales. Consecuentemente, la investigación en biopsiquiatría está recluída al modelo de enfermedad médica. En las palabras del maestro clínico de siquiatría, Alvin Pam, "Ante esta visión del planeta fija, unidimensional, y mecanicista, la investigación en siquiatría se ha dirigido a descubrir qué anormales factores genéticos o bien neurofisiológicos están detrás y son causa de la desviación social". Conforme Pam el enfoque de "inculpar al cuerpo", el que en general provee fármacos para el agobio mental, reemplaza la evaluación del comportamiento desequilibrado en la familia, a putativos desequilibrios químicos.


En Historia de la insensatez en la temporada clásicaMichel Foucault sostiene que la profesión siquiátrica se produjo en el siglo XVII como un procedimiento de pasar por alto las limitaciones legales de encarcelamiento de indigentes. Los asilos estatales, con los que la profesión empezó, eran esencialmente prisiones para los pobres. La profesión médica se apropió de las llamadas casas para pobres en el siglo XIX.


Para los años mil novecientos treinta las prisiones enormes de centros de salud siquiátricos se habían vuelto grandes y también inmanejables. Se desarrolló la lobotomía y múltiples tratamientos de choque. En los años mil novecientos cincuenta nuevos psicofármacos se diseñaron en laboratorio para sosegar a los internos.


Según Elliot Valenstein, en la imaginación popular moldeada por los medios últimamente la biopsiquiatría se ha vuelto más científica; tiene muchos psicofármacos eficientes, ha probado el fundamento genético de la esquizofrenia y se mueve siempre y en toda circunstancia avante cara psicofarmacología más concreta. No obstante, en contraste con enfermedades cerebrales como los tumores, esclerosis múltiple, meningitis, epilepsia o bien neurosífilis, tras más de un siglo los biopsiquiatras no han probado que los trastornos primordiales que diagnostican estén relacionados con lesiones cerebrales. El manual conocido popularmente como la "Biblia" de la profesión siquiátrica, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales o bien DSM por sus iniciales en inglés, no afirma la existencia de biomarcadores para su lista de conductas. En palabras del veterano siquiatra crítico de su profesión, Thomas Szasz:

El propósito de mi razonamiento es que hombres como Kraepelin, Bleuler y Freud no eran lo que pretendían o bien parecían ser —es decir, médicos o bien estudiosos médicos—; eran, en verdad, mandatarios políticos, religiosos y conquistadores. En lugar de descubrir nuevas enfermedades, extendieron, por medio de la siquiatría, las imágenes, el léxico, la jurisdicción, y de ahí el territorio de la medicina, a lo que no eran, y no son, enfermedades en el sentido original y virchowiano de la palabra.

La siquiatría es la única especialidad médica en que el tratamiento involuntario y todavía la hospitalización involuntaria se emplean a menudo. La preocupación primordial de Szasz es que una especialidad en que el criterio virchowiano, o bien de nosología celular de enfermedad ha sido descuidado, puede conducir la sociedad a lo que llama medicina política o bien el Estado Terapéutico.


La moderna práctica biopsiquiátrica trata de crear y emplear criterios explícitos de diagnóstico para los trastornos mentales, el DSM. A este procedimiento acostumbra a llamársele neo-kraepeliniano debido a Emil Kraepelin, un siquiatra que a fines del siglo diecinueve fomentó esa clasificación taxonómica de conductas humanas.


Uno de los paradigmas del manual DSM, el término de esquizofrenia, ha sido puesto en lona de juicio desde múltiples perspectivas. Shannon Sumrall y otros sostienen que, con independencia de la publicidad en los medios, está por probarse que la esquizofrenia sea una condición biomédica. Más significativamente, la etiología traumatogénica de ciertos géneros de esquizofrenia ha sido considerada por ciertos como un enfoque revolucionario en el campo de salud mental.


La cuarta edición del DSM es una lista de trescientos setenta y cuatro trastornos. Solo 2 de ellos, el trastorno de agobio blog post-traumático y el trastorno de identidad disociativo se piensa que son psicogénicos o bien ocasionados por circunstancias traumáticas. Los biopsiquiatras sostienen que un sinnúmero de trastornos son entidades biomédicas de etiología ignota. Por poner un ejemplo, en una declaración de septiembre de dos mil tres la Asociación Siquiátrica Americana, que representa a treinta y seis médicos líderes en salud mental, concedió: "La ciencia del cerebro no ha avanzado al nivel en que los científicos o bien clínicos puedan apuntar ya las lesiones patológicas o bien las anomalías genéticas que en sí sirvan como biomarcadores fiables de una enfermedad mental dada o bien un conjunto de trastornos mentales Seguramente se probará que los trastornos mentales representan trastornos en la comunicación intracelular o bien un sistema de circuitos neuronales desordenado" .


El siquiatra Duncan B. Double se protesta sobre la postura futurista ("seguramente se probará... ") en este campo. En la profesión siquiátrica la gente diagnosticada con un trastorno del DSM generalmente es tratada con drogas siquiátricas y esporádicamente con electroshock. Por lo mismo la falta de marcadores biológicos en la profesión ha sido un tema de preocupación para Robert Whitaker, autor de La insensatez en los E.U..


Asimismo, el hecho que millones de pequeños estén siendo tratados con metilfenidato (de nombre comercial Ritalín en Norteamérica y Rubifen en ciertos países hispanos) o bien otros fármacos siquiátricos ha sido un tema de preocupación para el siquiatra Peter Breggin, un crítico líder de la biopsiquiatría, y sus colegas del Centro Internacional para Investigar la Siquiatría y la Sicología.


Por otro lado, muchas de las críticas a la siquiatría proceden de conjuntos religiosos que ven en las modernas neurociencias que tienen como una de sus premisas que toda conducta humana procede de la función de nuestro cerebro (Eric Kandel), una amenaza a los dogmas religiosos. La explicación de la conducta humana, y por tanto la perturbación de exactamente la misma, por métodos biológicos podría ser considerado una herejía, inaceptable para estos campos.


La mayoría de los biopsiquiatras piensa que, entre otros muchos factores, el equilibrio de neurotransmisores en el cerebro es un regulador biológico de la salud mental. Conforme esta teoría, las emociones del fantasma de lo "normal" reflejan el equilibrio conveniente de substancias neuroquímicas, mas emociones anormales extremas, como la depresión clínica, reflejan un desequilibrio. Los siquiatras aducen que los fármacos regulan los neurotransmisores y asimismo aducen que tratan las personalidades anormales suprimiendo el exceso de neuroquímicos o bien proveyendo un déficit (si bien la eficiencia de los antidepresivos y antipsicóticos no es incontrovertible). Por otro lado, Elliot Valenstein, un sicólogo y neurocientífico, asevera que el extenso fantasma de suposiciones bioquímicas de la siquiatría usual no están confirmados por la patentiza.


Estas opiniones brotaron de los grandes y persistentes sacrificios de las ventas de las compañías farmacéuticas y las estrategias de los departamentos de mercado. Las técnicas utilizadas pueden rastrearse a los métodos desarrollados por Edward Bernays, el primer practicante de relaciones públicas contratado para mudar la opinión pública en cuestiones de medicina.Richard Smith (viejo editor de la British Medical Journal) escribió sobre de qué manera la industria farmacéutica puede tenuemente influir lo que los doctores piensan que es a nivel científico válido. Smith ha dicho: "Debo confesar que me tomó prácticamente una cuarta parte de siglo de editar el BMJ para despertar al hecho de lo que pasaba."Desde entonces Smith ha estado poniendo en alarma al planeta médico sobre los riesgos en el sistema actual de difusión del conocimiento médico.


Un hecho que llama la atención es que la gente diagnosticada de esquizofrenia en los países no occidentales se recobran con considerablemente mayor sencillez que los occidentales. En Mad in America Robert Whitaker postula que la explicación de esta situación es el efecto yatrogénico de los neurolépticos: demasiado costosos en los países pobres mas de manera fácil libres en los ricos.


A pesar de estas críticas, no hay otra teoría que cuente con mayor respaldo científico. Las explicaciones psicologizadas implícitamente parten de una premisa que se separa de las investigaciones neurocientíficas al negar o bien disminuir al mínimo la repercusión de lo biológico. Lo más probable es que distintos factores biológicos como de aprendizaje del medioambiente (que acaban alterando las interconexiones neuronales) influyan en conjunto sobre la conducta normal o bien perturbada del individuo.


Para la biopsiquiatría, los factores genéticos son de vital relevancia para determinar trastornos mentales particulares. Las razones presentadas sobre la ausencia de comprensión genético es que los vínculos entre los genes y los estados mentales definidos anormales semejan ser realmente complejos; y que implican influencias ambientales muy diferentes, y que pueden ser condicionadas de diferentes formas, por servirnos de un ejemplo por la personalidad, el carácter y los acontencimientos de la vida. Por consiguiente, aunque los estudios de gemelos sugieren que la personalidad es hereditaria hasta determinado punto, la base genética de un carácter particularmente, y su relación con los problemas médicos mental, es dudosa hoy día.


Theodore Lidz, Jay Joseph (dos mil tres, 2006) y otros aducen que los biopsiquiatras emplean terminología genética de forma no científica para resguardar su enfoque, por servirnos de un ejemplo al referirse a los descubrimientos de la base genética de trastornos mentales, más bien que al rol que juegan los factores del medioambiente. Hay quienes plantean que las diferencias bioquímicas observadas en ciertas enfermedades mentales no tienen una causa genética, sino son efecto de una condición ocasionada solamente por el trauma sicológico. Otros aducen que no hay componente genético implicado, sino los patrones observados de transmisión familiar son neutrales con respecto a la hipótesis de etiología genética frente a la etiología ambiental. Lidz y Joseph sostienen que los biopsiquiatras se enfocan desmesuradamente en comprender la genética de individuos con problemas médicos mental a costa de abordar los inconvenientes de la vida en los medios de familias o bien sociedades exageradas.


Las modernas técnicas de imágenes como la resonancia imantada nuclear, la tomografía axial computarizada y la tomografía por emisión de positrones se emplean extensamente en la profesión médica. No obstante, pese a la publicidad mediática, en la literatura médica profesional el valor potencial de la información por imágenes para advertir genuinas lesiones cerebrales no es incontrovertible. Por servirnos de un ejemplo, la perfusión sanguínea que puede verse con estas técnicas no se considera como un biomarcador en la profesión médica. En ciencia neurológica un biomarcador puede ser la fisiopatología, la histopatología o bien la presencia de microorganismos patógenos en el sistema inquieto. Los biopsiquiatras reconocen que no pueden probar ninguno de estos biomarcadores en los primordiales trastornos del manual DSM (Andreasen]], dos mil cuatro).


Los rubros arriba citados han conducido al "alegato" de que la siquiatría es una pseudociencia. Con base en la por norma general admitida filosofía de la ciencia, a fin de que una teoría califique como ciencia precisa debe exhibir las próximas características:



  • "parsimonia": el fenómeno he de ser explicado en los términos más simples (navaja de Occam);
  • "experimentalmente cotejable o bien rebatible", asimismo llamado "falseable" o bien "falsable" (véase Karl Popper);
  • "sustituible", esto es, de ser preciso tienen que hacerse cambios a la teoría si nuevos hechos son descubiertos;
  • "progresiva": que abarque las anteriores descripciones y explique las nuevas que se le van agregando al modelo;
  • "temporal", o sea, tentativa: la teoría no trata de afirmar que es una descripción o bien explicación final.
  • La ausencia de explicación en una "tautología lógica": Está triste pues está deprimido y está deprimido pues está triste.
  • Ad hoc, impidiendo de esta forma ser falsable. Ejemplo: No se va a saber si el paciente tiene el trastorno hasta cumplir el criterio temporal, una vez supere ese criterio se va a saber que tenía y tiene un trastorno.

El siquiatra Colin Ross y el sicólogo Alvin Pam sostienen que la siquiatría no califica como ciencia desde múltiples ángulos; John Modrow, que la mayor parte de las hipótesis biológicas en siquiatría violan la parsimonia y no pueden someterse a prueba de laboratorio, con lo que son incontrastables. No obstante, para muchos lo más probable es que la conducta humana y su disfunción sean más naturalmente explicadas por una perturbación del sistema nervioso a nivel bioquímico o bien neurofisiológico en interacción con información procedente del medio externo. Esto resulta más probable que la ausencia de causa o bien la existencia de entes inalcanzables.


mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


wiki

  PSICOLOGIA (Wikinfo) 

wiki   BUSCADOR PSICOLOGIA    

 

USUARIOS:

Hay 212 invitados y ningún miembro en línea

psicologia y neurociencias

psicologia y neurociencias

 psicologia y neurociencias

Está aquí: Inicio > [ PSICOLOGIA (WIKINFO) ] > ıllı Controversia de la biopsiquiatría wiki: info, libros pdf y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas